Arbol de navidad blanco significado

Arbol de navidad blanco significado

Colores navideños 2021

La decoración navideña forma parte de la mayoría de las tradiciones familiares. Pelearse por quién pone la estrella en lo alto del árbol u obligar a los niños a ayudar a desenredar las luces forma parte de la “diversión”. Sea cual sea la forma en que su familia celebre la Navidad, no cabe duda de que su casa se engalana de rojo y verde. Los colores rojo y verde son casi sinónimos de Navidad, pero ¿sabe por qué? ¿Sabías que también hay otros colores tradicionalmente relacionados con la Navidad? Sigue leyendo para conocer la historia de cada uno de los colores tradicionales, su origen y su significado en la época navideña:
Aunque la Navidad tenga lugar en pleno invierno, el verde está presente en todas partes. Desde nuestros árboles de Navidad hasta las coronas que cuelgan de nuestras puertas, el verde es probablemente el color más destacado de la Navidad. Las plantas de hoja perenne son una opción obvia para la decoración invernal, porque nunca pierden su color. Los pinos, el acebo, la hiedra y el muérdago son plantas clásicas de las fiestas. En pleno invierno, los romanos se regalaban plantas o ramas de hoja perenne como señal de buena suerte. Los alemanes llevaron esta práctica a otro nivel y llevaron árboles a sus casas y los decoraron con frutas y frutos secos. Los cristianos aprovechaban la época invernal para representar obras de teatro del Paraíso. Cortaban un pino y le colocaban manzanas. El verde se considera la promesa de la vida y la primavera.

Significado de los colores de la navidad

Si tuviera que plasmar en un papel sus imágenes mentales de la Navidad en forma de dibujo, lo más probable es que haya dos lápices de colores que utilizaría más que ningún otro: el rojo y el verde. Durante cientos de años, el rojo y el verde han sido los colores tradicionales de la Navidad. Pero, ¿por qué?
Aunque los árboles de Navidad son verdes y el traje de Papá Noel y la nariz de Rodolfo son rojos, estos adornos y personajes navideños modernos no fueron la inspiración de los colores que asociamos con la Navidad. Para encontrar su raíz, tenemos que ir mucho más atrás en el tiempo.
Aunque nadie sabe con certeza cómo y por qué el rojo y el verde se asociaron tan estrechamente con la Navidad, hay algunas teorías populares. Muchos cristianos creen que el rojo y el verde se inspiraron en la vida de Jesús, cuyo nacimiento celebran los cristianos en Navidad. El verde, por ejemplo, representa la vida eterna de Jesucristo, al igual que los árboles de hoja perenne permanecen verdes durante todo el invierno. Asimismo, el rojo representa la sangre derramada por Jesucristo durante su crucifixión.
Algunos estudiosos remontan la tradición del rojo y el verde en Navidad al año 1300, cuando las iglesias presentaban Obras Milagrosas, obras religiosas que pretendían educar a un público mayoritariamente analfabeto que no podía leer la Biblia.

Abeto

Un árbol de Navidad es un árbol decorado, normalmente una conífera de hoja perenne, como un abeto, una picea o un pino, o un árbol artificial de aspecto similar, asociado a la celebración de la Navidad, originado en Alemania asociado a San Bonifacio. [La costumbre se desarrolló en la Livonia medieval (las actuales Estonia y Letonia) y en la Alemania moderna temprana, donde los cristianos protestantes alemanes llevaban árboles decorados a sus hogares[2][3]. Adquirió popularidad más allá de las zonas luteranas de Alemania[2][4] y de las provincias bálticas durante la segunda mitad del siglo XIX, al principio entre las clases altas[5].
Tradicionalmente, el árbol se decoraba con “rosas de papel de colores, manzanas, barquillos, espumillón [y] dulces”[2]. Los cristianos moravos comenzaron a iluminar los árboles de Navidad con velas,[6] que finalmente fueron sustituidas por luces navideñas tras la llegada de la electrificación. En la actualidad, hay una gran variedad de adornos tradicionales y modernos, como guirnaldas, adornos, espumillón y bastones de caramelo. Se puede colocar un ángel o una estrella en la copa del árbol para representar al Ángel Gabriel o la Estrella de Belén, respectivamente, de la Natividad[7][8] También son populares los artículos comestibles como el pan de jengibre, el chocolate y otros dulces, que se atan a las ramas del árbol o se cuelgan de ellas con cintas. La Iglesia católica se resistió durante mucho tiempo a esta costumbre de la Iglesia luterana y el árbol de Navidad del Vaticano se colocó por primera vez en la Ciudad del Vaticano en 1982[9].

Abeto balsámico

Un árbol de Navidad es un árbol decorado, normalmente una conífera de hoja perenne, como un abeto, una picea o un pino, o un árbol artificial de aspecto similar, asociado a la celebración de la Navidad, originado en Alemania asociado a San Bonifacio. [La costumbre se desarrolló en la Livonia medieval (las actuales Estonia y Letonia) y en la Alemania moderna temprana, donde los cristianos protestantes alemanes llevaban árboles decorados a sus hogares[2][3]. Adquirió popularidad más allá de las zonas luteranas de Alemania[2][4] y de las provincias bálticas durante la segunda mitad del siglo XIX, al principio entre las clases altas[5].
Tradicionalmente, el árbol se decoraba con “rosas de papel de colores, manzanas, barquillos, espumillón [y] dulces”[2]. Los cristianos moravos comenzaron a iluminar los árboles de Navidad con velas,[6] que finalmente fueron sustituidas por luces navideñas tras la llegada de la electrificación. En la actualidad, hay una gran variedad de adornos tradicionales y modernos, como guirnaldas, adornos, espumillón y bastones de caramelo. Se puede colocar un ángel o una estrella en la copa del árbol para representar al Ángel Gabriel o la Estrella de Belén, respectivamente, de la Natividad[7][8] También son populares los artículos comestibles como el pan de jengibre, el chocolate y otros dulces, que se atan a las ramas del árbol o se cuelgan de ellas con cintas. La Iglesia católica se resistió durante mucho tiempo a esta costumbre de la Iglesia luterana y el árbol de Navidad del Vaticano se colocó por primera vez en la Ciudad del Vaticano en 1982[9].