Catedral de notre dame gargolas

Catedral de notre dame gargolas

Comentarios

En arquitectura, y específicamente en la arquitectura gótica, una gárgola (/ˈɡɑːrɡɔɪl/) es un grotesco tallado o formado[1]:6-8 con un caño diseñado para conducir el agua desde el tejado y alejarla del lado de un edificio, evitando así que el agua de lluvia corra por los muros de mampostería y erosione el mortero entre ellos. Los arquitectos solían utilizar varias gárgolas en un edificio para dividir el flujo de agua de lluvia del tejado y minimizar los posibles daños de una tormenta. En la parte posterior de la gárgola se corta un canal y el agua de lluvia suele salir por la boca abierta. Las gárgolas suelen ser animales fantásticos alargados porque la longitud de la gárgola determina la distancia a la que se dirige el agua desde el muro. Cuando se utilizaban arbotantes góticos, a veces se cortaban acueductos en el arbotante para desviar el agua por encima de los muros de las naves[2].
El término tiene su origen en el francés gargouille, que en español puede significar «garganta» o es conocido como el «gullet»;[3][4] cf. el latín gurgulio, gula, gargula («gullo» o «garganta») y palabras similares derivadas de la raíz gar, «tragar», que representaban el sonido gorgoteante del agua (por ejemplo, el portugués y el español garganta; gárgola, «gárgola»). También se relaciona con el verbo francés gargariser, que comparte una raíz latina con el verbo «hacer gárgaras»[1]:8[5] y es probablemente de origen imitativo[6] La palabra italiana para gárgola es doccione o gronda sporgente, una frase arquitectónica precisa que significa «canalón saliente». (El italiano también utiliza gargolla o garguglia, cuando tiene una forma grotesca)

Venta de gárgolas de notre-dame

Las gárgolas de Notre-Dame: el medievalismo y los monstruos de la modernidad Michael Camille Chicago y Londres: University of Chicago Press 2009 439 páginas, 378 ilustraciones en b/n; bibliografía; índice ed $49.00 (tela) ISBN-13: 978-0-226-09245-4
Las pseudociencias de la fisonomía y la frenología se basaban en la creencia aristotélica de que los rasgos de la cara y el cuerpo revelan la naturaleza del alma. La raza de un individuo, intuida por su apariencia, lo situaba en una gran jerarquía del ser, en la que el varón ario ocupaba la cúspide. Camille demuestra, con una claridad devastadora, que los exagerados rasgos «judíos» de varias de las gárgolas reflejan los modelos de raza del siglo XIX, recién puestos de moda, que justificaban las desigualdades sociales. Citando a pensadores progresistas como Charles le Brun, Johann Caspar Lavater y Franz Josef Gall, y su influencia paralela en artistas como J.-J. Grandville, Gustave Doré y el propio Viollet-le-Duc, Camille distingue dos visiones decimonónicas predominantes de la raza semítica entre las gárgolas de Notre Dame: el judío como patógeno cultural peligroso y como antihéroe prometeico errante.

Eliminación de las gárgolas de notre dame

Se ha creado un nuevo plan de recaudación de fondos para ayudar a la restauración de la catedral de Notre-Dame de París tras el incendio de 2019, en el que se anima a los contribuyentes a «adoptar» una pieza de la historia del monumento gótico del siglo XII.
Los Amigos de Notre-Dame de París lanzaron la semana pasada el sitio web restorenotredame.org, que permite apadrinar obras de arte preciosas, artefactos o incluso gárgolas que resultaron dañadas en el incendio de 2019.El fuego derribó la altísima aguja y el techo de la catedral. La mayor parte de la estructura permaneció intacta gracias a la bóveda de crucería, que salvó siglos de valioso patrimonio fundamental para la cultura y la historia francesas.  Entre las valiosas reliquias se encuentran la supuesta corona de espinas de Jesús y una parte de la cruz de su crucifixión, así como la túnica de San Luis. El objeto que más interés y emoción ha suscitado es probablemente la Virgen del Pilar, del siglo XIV, que «atrae la atención de los creyentes porque es la Virgen María en toda su belleza y significado», según el presidente de los Amigos de Notre-Dame de París, Michel Picaud. Nueva misiónEl grupo se creó por primera vez en 2017 para recaudar 110 millones de euros para reparar los daños causados por el desgaste y la contaminación, así como por los materiales de calidad inferior utilizados en la construcción original. Desde mediados del siglo XIX no se habían realizado grandes obras de restauración en el monumento.

La catedral de notre dame

¡Mira hacia arriba! ¡Mira hacia arriba! Una multitud de gárgolas recorre los edificios medievales de Europa Occidental, asomándose desde iglesias, catedrales, casas y ayuntamientos. Aferradas a los bordes y cornisas, estas proyecciones talladas en piedra adoptan la forma de seres humanos, animales o bestias fantásticas.
Las gárgolas se utilizaban habitualmente en la época medieval. Sus dos objetivos principales eran ahuyentar el mal y desviar el agua de la lluvia. Muchas tenían la boca abierta y el cuello largo porque funcionaban como bajantes para desviar el agua de lluvia de los cimientos de los edificios.  La palabra «Gárgola» tiene su origen en la antigua palabra francesa «Gargouille» que significa «garganta», pero que también describe el sonido del gorgoteo del agua al bajar por el canalón.
Para entender la escultura medieval hay que imaginarse la poderosa creencia del medieval en Dios. La catedral era la manifestación de su fe. La catedral debía ser la estructura más bella de la tierra, y ninguna tarea se consideraba demasiado ardua para la gloria de Dios.
Se cree que la Iglesia católica utilizaba originalmente las estatuas de gárgolas como recordatorio visual para sus conversos paganos, muchos de los cuales eran analfabetos. Eran algo así como un «sermón en piedra», o una especie de advertencia para enseñar al pueblo a comportarse de forma no escrita.