Habilidades y debilidades

Habilidades y debilidades

Lista de debilidades

Cuando los empresarios contratan, una de las principales habilidades que buscan en los candidatos es la organización. Las habilidades organizativas son algunas de las más importantes y transferibles que un empleado puede adquirir. Abarcan un conjunto de capacidades que ayudan a una persona a planificar, priorizar y alcanzar sus objetivos, lo que, a su vez, puede ahorrar tiempo y dinero a una empresa.
Estas habilidades son esenciales para realizar múltiples tareas y mantener una empresa en funcionamiento sin problemas y con éxito. Los empleadores buscan contratar a candidatos que puedan trabajar para conseguir resultados de forma constante, incluso cuando surjan retrasos o problemas imprevistos.
Las habilidades de organización son las relacionadas con la creación de estructura y orden, el impulso de la productividad y la priorización de las tareas que deben completarse inmediatamente, frente a las que pueden posponerse, delegarse en otra persona o eliminarse por completo.
Habilidades de organización interna: Las habilidades organizativas abarcan más que el simple hecho de mantener un escritorio libre de desorden. Aunque mantener un espacio despejado para trabajar es importante, la pulcritud es sólo una de las habilidades organizativas clave. Los empleados con excelentes habilidades organizativas también son capaces de mantenerse tranquilos y preparados con una planificación y programación sistemáticas.

Ver más

En la mayoría de las entrevistas de trabajo, se pedirá a los candidatos que describan sus puntos fuertes y débiles. Al prepararse para una entrevista, los candidatos deben considerar la mejor manera de responder a esta pregunta para que la información sea útil para los empleadores y no perjudique sus posibilidades de ser contratados.Oferta especial
Sus puntos fuertes y débiles deben reflejar los requisitos del puesto. Asegúrese de resaltar las aptitudes que figuran en la descripción del puesto y explique cómo va a adquirir o mejorar las aptitudes fundamentales de las que carece.
En general, tus puntos fuertes deben ser habilidades que puedan reforzarse con la experiencia. Por ejemplo, si incluyes la comunicación como punto fuerte, puedes recordar una situación en la que hayas utilizado la comunicación para alcanzar un objetivo o resolver un problema.
Sus puntos débiles pueden incluir una habilidad dura establecida en la descripción del puesto, siempre que destaque su deseo de adquirir esta habilidad a través de un curso o programa. Del mismo modo, la enumeración de una habilidad blanda de la que carezca debe ir acompañada de un plan para aprender o mejorar esta habilidad.

Comentarios

Si alguna vez te han hecho la pregunta «¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles?» en una entrevista de trabajo, probablemente hayas notado inmediatamente que tu corazón se acelera. ¿Cómo digo lo que no se me da bien sin parecer terrible y cómo digo lo que se me da bien sin presumir?  Sí, esto es difícil. Pero hay una fórmula secreta que puede ayudarte a tener éxito: Destaca una cualidad o habilidad positiva que sea necesaria para el trabajo y minimiza -pero sé sincero- los aspectos negativos.
Supongamos que dos candidatos -los llamaremos Francine y William- tienen entrevistas de trabajo para un puesto de gerente de servicio al cliente. Como siempre, una de las preguntas de la entrevista será sobre sus puntos fuertes y débiles.
La primera es Francine. Cuando le preguntan: «¿Cuáles son sus mayores puntos fuertes y débiles?». Francine responde: «Mi punto fuerte es que soy muy trabajadora. Mi debilidad es que me estreso cuando pierdo una fecha de entrega porque otra persona ha dejado caer la pelota».
Esta respuesta es poco imaginativa, una obviedad. La mayoría de la gente se considera muy trabajadora; ¿quién admitiría que no lo es? Además, la debilidad de Francine no es técnicamente una debilidad, sino que pasa la pelota: Alguien -no ella- deja caer la pelota, lo que la estresa.

Cuál es tu punto débil mejor respuesta

Tanto si eres un ejecutivo de alto nivel como un asistente administrativo, desarrollar tus habilidades de presentación es una forma clave de ascender en un trabajo de oficina. Los dirigentes toman decisiones basándose en la información que se comparte en forma de presentación, y casi ninguna empresa cambia de opinión sin haber visto antes una presentación persuasiva.
Las habilidades de presentación se refieren a todas las cualidades necesarias para crear y realizar una presentación clara y eficaz. Aunque lo que se dice durante una presentación es importante, los empresarios también valoran la capacidad de crear materiales de apoyo, como las diapositivas. Es posible que tu futuro empleador te pida que hagas presentaciones e informes a tus compañeros, que dirijas sesiones de formación, que presentes información a clientes o que realices cualquier otra tarea que implique hablar ante un público.
La preparación implica la investigación y la elaboración de la presentación. Esto puede significar la elaboración de todo el texto (o al menos la redacción de notas) y la creación de las diapositivas y otros materiales visuales o de audio de apoyo. También tendrás que asegurarte de que el lugar de la presentación está disponible y debidamente preparado de antemano y de que el proyector funciona (si lo necesitas) y se conecta con tu ordenador portátil. También querrás ensayar tu presentación tantas veces como sea necesario para sentirte cómodo haciéndola con facilidad y confianza dentro del tiempo asignado para la presentación.