Portadas de caballos

Portadas de caballos

Bocado de brida

Una manta para caballos es una manta o abrigo para animales destinada a mantener al caballo o a otro equino caliente o protegido del viento u otros elementos. Se ajustan al cuerpo del caballo desde el pecho hasta la grupa, con correas que cruzan por debajo del vientre para asegurar la manta y permitir al caballo moverse libremente. La mayoría tiene una o dos correas que se abrochan delante, pero algunos diseños tienen la parte delantera cerrada y deben deslizarse sobre la cabeza del caballo. Algunos diseños también tienen pequeñas correas que se enrollan ligeramente alrededor de las patas traseras del caballo para evitar que la manta se deslice hacia los lados[1].
Las mantas estándar para caballos se suelen llevar cuando el caballo está suelto en un establo o pasto, así como cuando viaja. Se fabrican diferentes pesos para diferentes condiciones climáticas, y algunas son resistentes al agua o impermeables. En la fabricación de las mantas se suelen utilizar materiales modernos similares a los utilizados en la ropa de exterior para los humanos.
Las mantas se utilizan a veces para mantener el pelo del caballo corto. Si los caballos se cubren con una manta al principio del otoño, especialmente si se les mantiene en una zona iluminada durante 16 horas al día, no les crecerá el pelaje de invierno. Las mantas también protegen a los caballos que se mantienen con el pelo corto recortado con fines de exposición. Cuando a un caballo se le hace un recorte completo o incluso un recorte parcial, necesita tener una manta puesta en todo momento si el tiempo es fresco porque el caballo ya no tiene el aislamiento natural de un pelaje más largo. Si se pone una manta a un caballo al principio del invierno para suprimir el crecimiento de un pelaje invernal, o si se mantiene al caballo recortado cuando hace frío, la manta no puede quitarse hasta que llegue un tiempo más cálido en primavera. Si un caballo se ve sometido a un clima frío sin una manta o sin una capa de pelo natural que lo mantenga caliente, puede enfermar y ser vulnerable a enfermedades como la gripe.

Manta de silla de montar

Es extraño que la práctica cotidiana de cubrir con una manta a los caballos provoque tanta incertidumbre en los propietarios concienciados. Más extraño aún es el grado de pasión que despierta la manta entre los cuidadores de caballos. Algunos se burlan de la idea de vestir a cualquier animal, y mucho menos a un caballo; otros se muestran equívocos, y sacan las sábanas y las mantas de vez en cuando para circunstancias especiales; y otros envuelven fastidiosamente a sus caballos desde finales del otoño hasta mediados de la primavera, como si vistieran a sus hijos cuando se adentran en una tormenta de nieve. ¿Tiene razón una facción y se equivocan las otras? ¿Es la manta una bendición o una perdición para los propios caballos? ¿Cuáles son los hechos y las verdades de este ritual invernal?

Alfombras de invierno caballos

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Caparison” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (junio de 2020) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Un caparazón es una cubierta de tela colocada sobre un caballo u otro animal para su protección y decoración. En los tiempos modernos, se utilizan principalmente en los desfiles y en las recreaciones históricas. La palabra deriva del latín caparo, que significa capa[2].
En la antigüedad, un “caballo magníficamente enjaezado” ocupa un lugar central en una visión relatada en el texto deuterocanónico, 2 Macabeos 3:25, que impide al emisario seléutico Heliodoro un asalto planeado al tesoro del templo judío en Jerusalén [fuente no primaria necesaria].
Picador sobre un caballo caparazado en una corrida de torosEn la Edad Media, los caparazones formaban parte de la armadura de los caballos conocida como barding, que se usaba durante las batallas y los torneos. Se adoptaron en el siglo XII en respuesta a las condiciones de las campañas de las Cruzadas, en las que los ejércitos locales empleaban arqueros, tanto a pie como a caballo, en grandes cantidades. La cubierta no protegía completamente al caballo contra las flechas, pero podía desviarlas y reducir su daño.

Mantas para caballos amigo

Una manta para caballos es una manta o un abrigo para animales destinado a mantener al caballo o a otro equino caliente o protegido del viento u otros elementos. Se ajustan al cuerpo del caballo desde el pecho hasta la grupa, con correas que cruzan por debajo del vientre para asegurar la manta y permitir que el caballo se mueva libremente. La mayoría tiene una o dos correas que se abrochan delante, pero algunos diseños tienen la parte delantera cerrada y deben deslizarse sobre la cabeza del caballo. Algunos diseños también tienen pequeñas correas que se enrollan ligeramente alrededor de las patas traseras del caballo para evitar que la manta se deslice lateralmente[1].
Las mantas estándar para caballos se suelen llevar cuando el caballo está suelto en un establo o pasto, así como cuando viaja. Se fabrican diferentes pesos para diferentes condiciones climáticas, y algunas son resistentes al agua o impermeables. En la fabricación de las mantas se suelen utilizar materiales modernos similares a los utilizados en la ropa de exterior para los humanos.
Las mantas se utilizan a veces para mantener el pelo del caballo corto. Si los caballos se cubren con una manta al principio del otoño, especialmente si se les mantiene en una zona iluminada durante 16 horas al día, no les crecerá el pelaje de invierno. Las mantas también protegen a los caballos que se mantienen con el pelo corto recortado con fines de exposición. Cuando a un caballo se le hace un recorte completo o incluso un recorte parcial, necesita tener una manta puesta en todo momento si el tiempo es fresco porque el caballo ya no tiene el aislamiento natural de un pelaje más largo. Si se pone una manta a un caballo al principio del invierno para suprimir el crecimiento de un pelaje invernal, o si se mantiene al caballo recortado cuando hace frío, la manta no puede quitarse hasta que llegue un tiempo más cálido en primavera. Si un caballo se ve sometido a un clima frío sin una manta o sin una capa de pelo natural que lo mantenga caliente, puede enfermar y ser vulnerable a enfermedades como la gripe.