Simbolo del socialismo

Significado del símbolo del socialismo

El emblema nacional de la República Socialista de Vietnam es típico de los emblemas estatales socialistas y comunistas. El color rojo y la estrella son símbolos del comunismo; los granos se utilizan a menudo para representar la agricultura, los agricultores o la gente común, la rueda dentada u otras herramientas industriales representan al proletariado industrial.
Los emblemas de los estados socialistas suelen seguir un estilo único compuesto por la simbología comunista. Aunque se denominan comúnmente escudos de armas, la mayoría no son en realidad realizaciones heráldicas tradicionales[1] Muchos gobiernos comunistas se apartaron a propósito de la tradición heráldica para distanciarse de las monarquías a las que solían sustituir, ya que los escudos de armas se consideraban símbolos de los monarcas.
La Unión Soviética fue el primer estado que utilizó un emblema de estilo socialista, desde su creación en 1922. El estilo se generalizó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se crearon muchos otros estados comunistas. Incluso algunos estados no socialistas (o comunistas) adoptaron el estilo, por diversas razones -generalmente porque los comunistas les habían ayudado a conseguir la independencia o a establecer sus gobiernos republicanos. Tras la caída de la Unión Soviética y de los demás estados comunistas de Europa del Este entre 1989 y 1992, este estilo de emblemas estatales se abandonó a menudo por las antiguas prácticas heráldicas, y muchos (pero no todos) de los nuevos gobiernos restablecieron la heráldica tradicional que se había dejado de lado.

Símbolos comunistas

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero no está verificado porque carece de las correspondientes citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Octubre de 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
La historia del socialismo tiene sus orígenes en la Revolución Francesa de 1789 y los cambios que trajo consigo, aunque tiene precedentes en movimientos e ideas anteriores. El Manifiesto Comunista fue escrito por Karl Marx y Friedrich Engels en 1848, justo antes de que las revoluciones de 1848 arrasaran Europa, y expresaba lo que ellos denominaban socialismo científico. En el último tercio del siglo XIX surgieron en Europa partidos dedicados al socialismo democrático, inspirados principalmente en el marxismo. El Partido Laborista Australiano fue el primer partido socialista elegido en el mundo cuando formó gobierno en la colonia de Queensland durante una semana en 1899[1].
En la primera mitad del siglo XX, la Unión Soviética y los partidos comunistas de la Tercera Internacional de todo el mundo llegaron a representar el socialismo principalmente en términos del modelo soviético de desarrollo económico y la creación de economías centralmente planificadas dirigidas por un Estado propietario de todos los medios de producción, aunque otras tendencias condenaron lo que consideraban la falta de democracia. En el Reino Unido, Herbert Morrison dijo que «el socialismo es lo que hace el gobierno laborista», mientras que Aneurin Bevan argumentó que el socialismo requiere que las «principales corrientes de la actividad económica se pongan bajo dirección pública», con un plan económico y la democracia de los trabajadores[2]. Algunos argumentaron que el capitalismo había sido abolido[3]. Los gobiernos socialistas establecieron la economía mixta con nacionalizaciones parciales y bienestar social.

Símbolo del socialismo democrático

Una estrella roja, de cinco puntas y rellena, es un símbolo que históricamente se ha asociado a menudo con la ideología comunista, especialmente en combinación con la hoz y el martillo, pero que también se utiliza como símbolo puramente socialista en el siglo XXI. Se ha utilizado ampliamente en banderas, emblemas estatales, monumentos, ornamentos y logotipos.
Una interpretación considera que las cinco puntas representan los cinco dedos de la mano del trabajador, así como los cinco continentes poblados (contando las Américas como uno). Una sugerencia menos conocida es que, en el simbolismo comunista, las cinco puntas de la estrella pretendían representar los cinco grupos sociales que llevarían a Rusia al comunismo: la juventud, los militares, los trabajadores industriales, los trabajadores agrícolas o campesinos y la intelectualidad. En la heráldica soviética, la estrella roja simbolizaba el Ejército Rojo y el servicio militar, en contraposición a la hoz y el martillo, que simbolizaban el trabajo pacífico[cita requerida].
Los distintos países de Europa tratan el símbolo de forma muy diferente. Algunas naciones del antiguo Pacto de Varsovia han promulgado leyes que lo prohíben, alegando que representa «una ideología totalitaria»,[1] pero otros países de Europa del Este tienen una visión muy positiva de él como símbolo del antifascismo y la resistencia contra la ocupación nazi[cita requerida] La estrella roja también se ha utilizado en un contexto no comunista y antes de la aparición de este movimiento, en símbolos de países y estados desde el siglo XIX. Aparece, por ejemplo, en las banderas de Nueva Zelanda y del estado norteamericano de California. La estrella roja también ha sido utilizada como logotipo por organismos y empresas privadas, como el gigante petrolero Texaco y la multinacional cervecera Heineken. Un árbol de Año Nuevo con una estrella roja delante de la cúpula de una iglesia en Volokolamsk, Rusia, 2010.

Símbolo del socialismo puño

El emblema nacional de la República Socialista de Vietnam es típico de los emblemas estatales socialistas y comunistas. El color rojo y la estrella son símbolos del comunismo; los granos se utilizan a menudo para representar la agricultura, los agricultores o la gente común, la rueda dentada u otras herramientas industriales representan al proletariado industrial.
Los emblemas de los estados socialistas suelen seguir un estilo único compuesto por la simbología comunista. Aunque se denominan comúnmente escudos de armas, la mayoría no son en realidad realizaciones heráldicas tradicionales[1] Muchos gobiernos comunistas se apartaron a propósito de la tradición heráldica para distanciarse de las monarquías a las que solían sustituir, considerando los escudos de armas como símbolos de los monarcas.
La Unión Soviética fue el primer estado que utilizó un emblema de estilo socialista, desde su creación en 1922. El estilo se generalizó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se crearon muchos otros estados comunistas. Incluso algunos estados no socialistas (o comunistas) adoptaron el estilo, por diversas razones -generalmente porque los comunistas les habían ayudado a conseguir la independencia o a establecer sus gobiernos republicanos. Tras la caída de la Unión Soviética y de los demás estados comunistas de Europa del Este entre 1989 y 1992, este estilo de emblemas estatales se abandonó a menudo por las antiguas prácticas heráldicas, y muchos (pero no todos) de los nuevos gobiernos restablecieron la heráldica tradicional que se había dejado de lado.