Como se aplica el conductismo en la educacion

Ver más

La creencia central de un conductista es que los alumnos aprenden a través del refuerzo: una retroalimentación constante que les indica si lo que hacen está bien o mal. Este refuerzo se produce en forma de resultados de exámenes, notas de los deberes, etc.
Sin embargo, el conductismo tiene sus críticas. Algunos dicen que este enfoque no tiene en cuenta la identidad y la individualidad de los alumnos, mientras que otros teóricos de la pedagogía afirman que estudia las acciones del cuerpo en lugar de las del cerebro, por lo que es inepto para evaluar el aprendizaje real.
A pesar de ello, las escuelas siguen empleando regularmente técnicas conductistas en las aulas. Aunque no sea eficaz en su forma más pura, los elementos del conductismo siguen siendo cruciales para el plan de estudios moderno y la enseñanza de nuestros alumnos.
La caja tenía un sistema de poleas y una palanca que el gato tenía que utilizar si quería escapar de la caja. Thorndike descubrió que si se le daba una golosina al gato cuando aprendía a escapar, éste aprendía a asociar sus acciones con la recepción de una golosina y se escapaba más rápido la próxima vez.

Teoría del aprendizaje social

El conductismo se desarrolló a principios del siglo XX como un enfoque del aprendizaje que gira en torno a la ciencia del comportamiento. Los teóricos consideran al alumno como una tabula rasa, generalmente sin ninguna interiorización mental o introspección (con excepciones). A partir de ahí, el alumno puede verse influido por su entorno (denominado «estímulo») ante el que reacciona (denominado «respuesta») y que a su vez instiga otra reacción (en el skinnerismo, denominada «refuerzo»).
El conductismo como teoría educativa del aprendizaje condujo al desarrollo de varios aspectos de la instrucción y la producción de aprendizaje, algunos de los cuales seguimos utilizando en las aulas hoy en día, como la instrucción directa, la conferencia, el objetivo conductual como gestión del aula, el sistema de recompensa conductual, el refuerzo positivo y la instrucción individualizada, entre otras nociones.  Un gran ejemplo de conductismo en un sentido más puro en la tecnología educativa es el sitio web BrainPop. Este sitio web instructivo alberga vídeos que explican una variedad de temas educativos e inmediatamente van seguidos de un breve cuestionario, tras el cual, basándose en el resultado, los estudiantes pueden evaluar su propia comprensión del vídeo y del material de contenido. Los resultados se muestran inmediatamente después de la finalización y proporcionan explicaciones sucintas para ayudar a los estudiantes a comprender mejor. Los estudiantes estarán dispuestos a esforzarse más tras el refuerzo de las puntuaciones más altas (y, por tanto, de los resultados positivos). La clave está en la instantaneidad de las respuestas y las calificaciones, que pueden ser una fuente de elogios o de críticas, ambos factores de peso en el rendimiento de los alumnos.

Cuál es el papel del profesor en el conductismo

serie de libros (PIDF)ResumenLa modificación de la conducta contemporánea en la psicología de la educación puede remontarse a una filosofía de la ciencia llamada conductismo que sostiene que la psicología es el estudio de la conducta individual en interacción con el entorno. El comportamiento implica el funcionamiento total de un individuo en su interacción con el entorno. El entorno consiste en las condiciones, definidas funcional y recíprocamente, bajo las cuales la especie evoluciona (filogenia) y en las que el individuo se desarrolla (ontogenia) y funciona.Palabras claveModificación de la conducta Análisis de la conducta Condicionamiento operante Análisis de la conducta aplicado Analista de la conducta

Ejemplos de la teoría del aprendizaje conductista

Los científicos conductistas han definido tradicionalmente el aprendizaje como un cambio estable en el comportamiento provocado por el entorno. Los teóricos cognitivos han ampliado esta definición tradicional de aprendizaje para incluir temas como los cambios cognitivos en la capacidad de memoria, el pensamiento y el procesamiento mental. Los científicos del comportamiento se oponen a esta definición. Su oposición se debe menos a la negación de que se produzcan cambios en la actividad cognitiva (mental) que a la preocupación por la dificultad de medirlos.
Los conductistas creen que para establecer una verdadera ciencia de la instrucción debemos ser capaces de explicar cómo lo que hacen los profesores afecta a lo que hacen los alumnos, no a lo que piensan o cómo piensan. La actividad cognitiva es algo que no podemos medir directamente.  Sólo podemos inferirla a partir de la observación del rendimiento, y las inferencias sobre la actividad cognitiva pueden ser erróneas. Los conductistas creen que centrarse en el rendimiento observable evita inferencias incorrectas sobre el aprendizaje y nos permite construir una ciencia de la instrucción sobre una base firme.