Disculpa por no ser lo que esperabas

Disculpa por no ser lo que esperabas

Cómo pedir disculpas cuando no te equivocas ejemplos

Todo el mundo se comporta mal a veces, incluso las buenas personas. Por desgracia, cuando te enfrentas a la necesidad de reconocer un comportamiento estúpido, tu cerebro tiene que hacer horas extras para convencerte de que eres tú el que está equivocado. No es una experiencia agradable.
No ser capaz de reconocer nuestros errores y de pedir disculpas sinceras a alguien cuando lo necesitamos puede perjudicarnos en todos los ámbitos de nuestra vida, incluidos el trabajo, el aula y nuestras relaciones. También puede impedirnos crecer y aprender de nuestras experiencias.
Es importante empezar por decirse a uno mismo algunas palabras positivas. Esto se conoce como “autoafirmación” y tiene un impacto positivo en la forma en que te ves a ti mismo. Se ha demostrado que la autoafirmación mejora la confianza en uno mismo y la autoestima, al tiempo que reduce el estrés y la ansiedad.
Reflexione sobre sus valores y sus grandes cualidades personales, como sus talentos y aficiones, sus éxitos en el trabajo o en la escuela, o las formas positivas de tratar a sus familiares y amigos. Por ejemplo, puedes decirte a ti mismo algo como: ‘Se me ocurren muy bien las ideas creativas’ o ‘Soy amable con todos los que conozco’.

Cómo pedir disculpas cuando no te equivocas citas

Pedir disculpas es un arte que pocos parecen dominar. No queremos admitir nuestros errores porque pensamos que cometerlos refleja mal nuestro carácter. Pero la verdad es que no disculparse, o hacer una débil no-disculpa, es a menudo peor.
Sentirlo parece ser la palabra más difícil, pero si puedes dominar estos pasos en el proceso de disculpas, seguro que causarás una buena impresión. Estas directrices se aplican tanto si te disculpas por un error personal como si escribes una disculpa en nombre de un equipo o una empresa.
Antes de empezar a escribir, hay que tener en cuenta algunas indicaciones. En primer lugar, mantén tu carta breve y directa. No divagues sobre lo sucedido, redúcelo a lo esencial. Tampoco exageres. No es necesario que te pongas en evidencia. Pero mantén un lenguaje respetuoso, sincero y profesional.
Si supervisas a un empleado que ha cometido un error y te encuentras pidiendo disculpas a un cliente, es importante que asumas la responsabilidad sin echar toda la culpa al empleado. Al fin y al cabo, lo que hacen tus empleados refleja tu liderazgo.

Lo siento si no he cumplido tus expectativas

No recibiste una alerta del calendario; la recibiste mientras estabas distraído con otra cosa; planeaste preparar una presentación anoche y en cambio te quedaste dormido en el sofá.La verdad es que eres el único al que le importa tu excusa por no estar preparado para una reunión.En lo que debes concentrarte ahora es en cómo manejar la situación para no hacer el ridículo, ni a tu jefe, ni a tu departamento. Según Rosalinda Oropeza Randall, experta en etiqueta y civismo y autora de “Don’t Burp in the Boardroom”, en cuanto te des cuenta de que no estás preparado, debes decírselo a tu jefe. “Asume la responsabilidad”. Si tienes suerte, tendrán parte de la información que debías reunir: “Lo agradecerán, aunque probablemente se enfaden contigo”, añadió Randall. “Hay que tener agallas y valor para reconocer un error, sea cual sea. En el caso de que no hables con tu jefe de antemano, o si no te das cuenta de que no estás preparado hasta la mitad de la reunión, simplemente di: “Lo siento. Por supuesto, en cualquiera de los dos casos, es posible que tu jefe te pregunte después de la reunión por qué no estabas preparado, así que prepárate para esa conversación.

Siento no haber cumplido tus expectativas citas

Pedir disculpas siempre es un reto, incluso cuando has cometido algún error, y mucho menos cuando no te has equivocado. Y a medida que pasa el tiempo, el nivel de tolerancia de la gente es cada vez más bajo, por lo que es posible que no hayas visto a muchas personas pidiendo disculpas cuando no han hecho absolutamente nada.
Pero hay algunas personas que valoran más las relaciones y los seres humanos que los egos temporales. Por eso, se disculpan incluso cuando tienen razón para que todo vaya bien, haciendo que los demás les respeten y les quieran. Ahora puedes estar pensando que esto es algo irreal y poco práctico, pero es un hecho.
Tienes que preguntarte que si es más importante tu relación o tu alter ego. Y si amas genuina y honestamente a la persona que te reclama y se enfada contigo, te disculparás instantáneamente. Y al fin y al cabo, aquí estamos todos, por lo que habrá diferencias de conflicto en las opiniones que tengamos. Pero eso no significa que debamos dejar que estas cosas pongan en peligro nuestra relación con otros seres humanos.
Por eso, cuando te expresas de forma despreocupada, puedes herir los sentimientos de alguien aunque no hayas dicho nada malo. Y en ese caso, es mejor pedir disculpas; no sólo resolverá tu conflicto y aclarará las cosas, sino que también permitirá que esa persona te dé espacio y libertad para decir lo que piensas. Una de las situaciones puede ser cuando eres jefe de equipo o trabajas en un puesto alto en una empresa.