El arte como medio de expresion

El arte como medio de expresion

Dibujo

En resumen, el arte es muy importante, sentimos y expresamos nuestras emociones a través de él. Se puede sentir a través del arte, como cuando se baila o se pinta. El conocimiento puede mostrarse y expresarse a través del arte y las emociones pueden expresarse en el arte. El arte es muy diverso y subjetivo. Da mucha libertad y es una forma única de expresar lo que quieres compartir con otras personas o tus propios sentimientos. El arte está relacionado con la estética, la epistemología y la metafísica. Estética porque podemos ver la belleza a través del arte, pero también transmitir un determinado estado de ánimo y hacer que el espectador “sienta” algo. La epistemología porque podemos obtener conocimientos a través del arte. Y la Metafísica porque incluye conceptos abstractos como el ser, el conocimiento, la identidad, el tiempo y el espacio.

El arte como medio de expresión

Los taxónomos definen los árboles según sus hojas, corteza, ramas, tipo de madera, forma de la copa, flores y frutos. Las especies de árboles se diferencian entre sí por determinadas características. Aunque no siempre es fácil identificar los árboles, seguro que te ayudará tener un breve conocimiento de los diferentes criterios que te ayudarán a hacerlo.
Canciones sobre tener 17 añosCitas de Anatomía de GreyCitas del trébol de 4 hojasAuto respetoLos mejores creadores1. Brittany Morgan, Sociedad Nacional de Escritores2. Radhi, SUNY Stony Brook3. Kristen Haddox, Penn State University4. Jennifer Kustanovich, SUNY Stony Brook5. Clare Regelbrugge, Universidad de Illinois Urbana-Champaign

9 tipos de expresión artística

Desgraciadamente, hoy en día el papel de las artes en la educación está recibiendo algunos golpes, más bien… recortes… en los planes de estudio de las escuelas públicas. A finales del siglo XX, los críticos se preocuparon por la continuidad de la creación artística. Se creía que las artes dejarían de existir y se volverían irrelevantes.
El teatro, la danza y otras artes escénicas nos permiten enseñar a la sociedad a expresarse y ser un medio a través del cual las personas con discapacidad pueden comunicarse, así como enseñarnos sobre nosotros mismos y, en ello, señalar nuestros prejuicios y mentalidades de nuestra sociedad. Puede ser una herramienta utilizada para educar a la gente sobre sus condiciones actuales.
Las escuelas que pueden ofrecer esta instrucción son esenciales para crear una oportunidad para que la sociedad tenga una formación más amplia más allá de los cursos requeridos. La Academia JMC, un colegio que ofrece una serie de asignaturas de artes escénicas, reconoce este llamamiento y hace hincapié en las dos vertientes del plan de estudios: la creativa y la de los cursos para aprovechar plenamente la vida artística.
Muchos presupuestos públicos han recortado la financiación de los cursos de artes escénicas de la comunidad, aunque los programas sigan cosechando nuevos talentos. Las artes escénicas son esenciales para nuestra sociedad y una forma de garantizar su continuidad es a través de la educación y la escuela privada. En este sentido, hay un atisbo de buenas noticias a pesar de los pronósticos catastrofistas.

Cubismo

El arte propiamente dicho está a menudo vinculado al “arte” mágico, y de hecho es común entre los críticos confundirlos. El arte religioso -por ejemplo, un crucifijo del siglo XII- puede ser estético e inducir un temor piadoso en la mente del creyente. Pero el hecho de que un producto convenientemente kitsch pueda servir también para este último propósito demuestra que el efecto mágico puede perseguirse independientemente del estético (hay que admitir que Collingwood subestima el problema de desentrañar estas respuestas supuestamente diferentes: para algunas personas, sólo una cosa estéticamente fina puede generar fuertes emociones piadosas; tal vez Collingwood pueda permitir que algún arte propiamente dicho pueda ser instrumentalmente necesario para la consecución de fines mágicos). Con frecuencia, la forma particular de este error es pensar que una actitud hacia el tema plasmado en una obra se toma correctamente como objeto de una crítica puramente estética. Así, por ejemplo, es frecuente escuchar que se elogia una obra de teatro por adoptar una visión saludable de la política sexual y que, por lo tanto, animaría a los sexos a llevarse mejor; decir esto es decir que la obra es muy buena en lo que Collingwood llama “magia”, pero no está ni aquí ni allá en lo que respecta a su estatus como arte.