Notas de corazon de niño

Notas de corazon de niño

Citas sobre el corazón de un niño

La cardiopatía isquémica es un término utilizado para describir los defectos en la estructura del corazón. También puede denominarse defecto cardíaco congénito. Congénito significa que su hijo nació con el defecto cardíaco. El defecto puede afectar a las válvulas, las paredes o los vasos sanguíneos del corazón. Su hijo puede tener un agujero en una parte del corazón o un estrechamiento de las arterias conectadas al corazón. Es posible que la sangre no pueda fluir hacia el corazón de su hijo o fluir a través de él correctamente. El defecto puede ser leve o grave.
Un defecto cardíaco congénito puede detectarse antes de que nazca su bebé. El profesional sanitario de su hijo le examinará y escuchará sus latidos y su respiración. Infórmele sobre los signos o síntomas de su hijo mayor. Dígale al proveedor si su hijo ha tenido los signos o síntomas antes, y cuánto tiempo duraron. Su hijo puede necesitar cualquiera de los siguientes elementos:
Es posible que no sea necesario tratar el defecto cardíaco de su hijo. El defecto puede necesitar tratamiento si es grave o es un tipo que no desaparecerá sin tratamiento. La edad y el estado de salud general de su hijo también ayudarán a los profesionales sanitarios a decidir si el defecto debe tratarse. Es posible que no cause problemas de salud cuando su hijo crezca.

Resumen de cómo pastorear el corazón de un niño

Sinopsis: Toca el corazón de tu hijo adolescente mientras estás apartado. Los adolescentes a menudo se encuentran en lugares que son hostiles a los valores cristianos. Quieren vivir su fe, pero sin parecer “más santos que tú”. Teniendo en cuenta estos desafíos diarios, ¿cómo puede ayudar a su hijo adolescente a hacer de la Palabra de Dios una parte relevante y aplicable de su día? Es tan sencillo como abrir este libro y elegir un mensaje cálido y preparado. Sólo tiene que arrancarlo por su borde perforado y meterlo en el almuerzo, la mochila, el cuaderno o la bolsa de deporte de su hijo, ¡un regalo cariñoso de mamá o papá! Proporcione una orientación bíblica reflexiva incluso cuando su hijo adolescente esté fuera de casa.
H. Curtis McDaniel ha sido pastor, plantador de iglesias y maestro de la Biblia durante más de veinte años. Él y su esposa, la coautora Karen McDaniel, son padres de tres hijos. Tienen su hogar en Butler, Pensilvania, donde Curt sirve como pastor principal de la Iglesia Presbiteriana de Westminster. Es autor de Cuando más necesito a Dios.
Descripción del libro Rústica. Condición: Regular. Sin chaqueta. Antiguo libro de la biblioteca; copia legible. Las páginas pueden tener bastantes anotaciones/resaltados. ~ ThriftBooks: Leer más, gastar menos. Inventario del vendedor # G1578567319I5N10

Pastorear el corazón de un niño pdf

El corazón tiene cuatro cavidades, la aurícula izquierda y la derecha, y los ventrículos izquierdo y derecho. Curiosamente, “aurícula” es la palabra latina que designa el vestíbulo y “ventrículo” es la palabra latina que designa el vientre pequeño.
También hay cuatro válvulas en el corazón, y éstas están ahí para asegurarse de que la sangre sólo va en una dirección, hacia dentro o hacia fuera. Imagina el caos que provocaría si la sangre entrara y saliera al mismo tiempo.
La sangre es transportada por las venas pulmonares, mientras que la sangre procedente de todo el cuerpo entra por la vena cava superior (que transporta la sangre de la parte superior del cuerpo) y la vena cava inferior (que transporta la sangre de la parte inferior del cuerpo).
Ahora bien, si lo calculamos a lo largo de toda la vida… bombea alrededor de 1 millón de barriles de sangre durante una vida media, lo que llenaría tres superpetroleros. ¿Te haces una idea de lo mucho que trabaja este pequeño individuo?
Cuando el cuerpo está en reposo, la sangre tarda 6 segundos en ir del corazón a los pulmones y volver, 8 segundos en ir al cerebro y volver, y 16 segundos en bajar hasta los dedos de los pies y volver.

Pastoreando el corazón de un niño crítica

El libro Pastoreando el corazón de un niño, de Tedd Tripp, fue publicado originalmente en 1995, pero con la abundancia de verdades que hay en sus páginas, no es de extrañar que el libro siga siendo un favorito entre los padres cristianos.
En este recurso para la crianza de los hijos, Tripp combina principios de la Biblia con ejemplos de la vida real para mostrar a los lectores cómo utilizar la Biblia como guía para la crianza de sus hijos en lugar de confiar en los consejos siempre cambiantes del mundo.
La idea principal de este libro es cómo los padres son responsables en la formación del corazón de los niños. En lugar de limitarse a controlar el comportamiento de sus hijos, deben guiarlos para que identifiquen los asuntos del corazón de los que fluye el comportamiento. A menudo, los padres se centran principalmente en los comportamientos externos de sus hijos en lugar de llegar al corazón de la cuestión. Cuando se aborda el corazón, el comportamiento se resuelve por sí mismo.
Los cristianos son pecadores salvados por la gracia, y es importante que los padres entiendan que sus hijos también tienen una naturaleza pecaminosa. Por lo tanto, es imperativo que los padres ayuden a sus hijos a entender su necesidad de un Salvador.