Para que sirven los mensajes publicitarios

Para que sirven los mensajes publicitarios

3 propósitos de la publicidad

La publicidad se define como una forma de comunicación pagada por un patrocinador identificado que utiliza los medios de comunicación de masas para persuadir o influir en un público. Debido a la gran diversidad de anunciantes que intentan llegar a tantos tipos diferentes de público con mensajes persuasivos, se han desarrollado muchas formas de publicidad. Analizaremos nueve tipos de publicidad y las tareas de información que exigen al comunicador.
1) Publicidad de marca o de consumo nacional – Este tipo de publicidad hace hincapié en la identidad y la imagen de la marca. Las campañas publicitarias de Coca-Cola, Nike o American Express son ejemplos de ello. La publicidad de marca busca generar demanda de un producto o servicio, y luego convencer a la audiencia de que una marca específica es la que quieren. Por ejemplo, los anuncios de Nike buscan generar demanda de zapatillas deportivas caras y convencer a los compradores de que quieren Nikes en lugar de Reeboks. Las tareas de información para este tipo de campañas son extensas, pero gran parte de la información que se recopila no suele aparecer realmente en el contenido de los propios anuncios. Más bien, la información sirve para desarrollar la estrategia de la campaña publicitaria y la elección de los medios de comunicación en los que se colocan los anuncios.

Publicidad fuera del hogar

La publicidad es una comunicación de marketing que emplea un mensaje abiertamente patrocinado y no personal para promocionar o vender un producto, servicio o idea.[1]:465 Los patrocinadores de la publicidad suelen ser empresas que desean promocionar sus productos o servicios. La publicidad se diferencia de las relaciones públicas en que el anunciante paga y tiene el control del mensaje. Se diferencia de la venta personal en que el mensaje no es personal, es decir, no está dirigido a un individuo concreto[1]:661,672
La publicidad se comunica a través de diversos medios de comunicación de masas,[2] entre los que se encuentran los medios tradicionales, como los periódicos, las revistas, la televisión, la radio, la publicidad exterior o el correo directo, y los nuevos medios, como los resultados de las búsquedas, los blogs, las redes sociales, los sitios web o los mensajes de texto. La presentación propiamente dicha del mensaje en un medio de comunicación se denomina publicidad: anuncio o ad para abreviar.
Los anuncios comerciales a menudo buscan generar un mayor consumo de sus productos o servicios a través del «branding», que asocia el nombre o la imagen de un producto con determinadas cualidades en la mente de los consumidores. Por otro lado, los anuncios que pretenden provocar una venta inmediata se conocen como publicidad de respuesta directa. Entre las entidades no comerciales que anuncian algo más que productos o servicios de consumo se encuentran los partidos políticos, los grupos de interés, las organizaciones religiosas y los organismos gubernamentales. Las organizaciones sin ánimo de lucro pueden utilizar modos de persuasión gratuitos, como un anuncio de servicio público. La publicidad también puede contribuir a tranquilizar a los empleados o a los accionistas de que una empresa es viable o tiene éxito.

Qué es la publicidad

Para un determinado objetivo de mercado, hay seis propósitos que un anuncio pretende alcanzar. Es posible alcanzar más de un tipo de objetivo con una sola campaña; pero eso es difícil y costoso.
Cuando una empresa pretende alcanzar más de un objetivo a través de la publicidad, debe asegurarse de que los distintos objetivos se ajustan a su estrategia global de marketing. Cuando una empresa busca aumentar el reconocimiento de una marca o producto como parte de su política de marca en el marketing, los anuncios son el camino a seguir.
Uno de los objetivos más aceptados de los anuncios es aumentar el reconocimiento de una marca o un producto, o comunicar al público información sobre la disponibilidad del producto. Este es un objetivo importante desde muchos puntos de vista.
En primer lugar, cuando un nuevo producto entra en el mercado, no se gana fácilmente el favor de los compradores a menos que estén bien informados sobre él. Es decir, debe existir un conocimiento del producto antes de que pueda desarrollarse una actitud favorable hacia la marca. El conocimiento de la marca es aún más importante cuando varias marcas compiten entre sí.

Publicidad en televisión…

La publicidad es una comunicación de marketing que emplea un mensaje abiertamente patrocinado y no personal para promover o vender un producto, servicio o idea.[1]:465 Los patrocinadores de la publicidad suelen ser empresas que desean promover sus productos o servicios. La publicidad se diferencia de las relaciones públicas en que el anunciante paga y tiene el control del mensaje. Se diferencia de la venta personal en que el mensaje no es personal, es decir, no está dirigido a un individuo concreto[1]:661,672
La publicidad se comunica a través de diversos medios de comunicación de masas,[2] entre los que se encuentran los medios tradicionales, como los periódicos, las revistas, la televisión, la radio, la publicidad exterior o el correo directo, y los nuevos medios, como los resultados de las búsquedas, los blogs, las redes sociales, los sitios web o los mensajes de texto. La presentación propiamente dicha del mensaje en un medio de comunicación se denomina publicidad: anuncio o ad para abreviar.
Los anuncios comerciales a menudo buscan generar un mayor consumo de sus productos o servicios a través del «branding», que asocia el nombre o la imagen de un producto con determinadas cualidades en la mente de los consumidores. Por otro lado, los anuncios que pretenden provocar una venta inmediata se conocen como publicidad de respuesta directa. Entre las entidades no comerciales que anuncian algo más que productos o servicios de consumo se encuentran los partidos políticos, los grupos de interés, las organizaciones religiosas y los organismos gubernamentales. Las organizaciones sin ánimo de lucro pueden utilizar modos de persuasión gratuitos, como un anuncio de servicio público. La publicidad también puede contribuir a tranquilizar a los empleados o a los accionistas de que una empresa es viable o tiene éxito.