Calvas redondas en la cabeza

Calvas redondas en la cabeza

Alopecia areata

Se cree que la alopecia areata es una enfermedad autoinmune resultante de una violación del privilegio inmunitario de los folículos pilosos[4]. Entre los factores de riesgo se encuentran los antecedentes familiares de la afección[2]. Entre los gemelos idénticos, si uno está afectado, el otro tiene aproximadamente un 50% de probabilidades de estarlo también[2]. El mecanismo subyacente consiste en un fallo del organismo a la hora de reconocer sus propias células, con la consiguiente destrucción inmunitaria del folículo piloso[2].
No se conoce ninguna cura para esta afección[2]. Se pueden realizar esfuerzos para intentar acelerar el crecimiento del cabello, como las inyecciones de cortisona[2][1]. Se recomiendan la protección solar, cubrirse la cabeza para protegerse del frío y del sol, y las gafas si faltan las pestañas[2]. En algunos casos, el cabello vuelve a crecer y la afección no reaparece[2]. En otros, la pérdida y el crecimiento del cabello se producen a lo largo de los años[2]. Entre aquellos en los que se pierde todo el vello corporal, menos del 10% se recupera[5].
Aproximadamente el 0,15% de las personas están afectadas en un momento dado y el 2% de las personas están afectadas en algún momento[2][5] El inicio suele ser en la infancia[2] Los hombres y las mujeres padecen la enfermedad en igual número[1] La enfermedad no afecta a la esperanza de vida de la persona[2].

Cómo evitar que la alopecia areata se extienda

Se cree que la alopecia areata es una enfermedad autoinmune resultante de una violación del privilegio inmunitario de los folículos pilosos[4]. Entre los factores de riesgo se encuentran los antecedentes familiares de la afección[2]. Entre los gemelos idénticos, si uno está afectado, el otro tiene aproximadamente un 50% de probabilidades de estarlo también[2]. El mecanismo subyacente consiste en un fallo del organismo a la hora de reconocer sus propias células, con la consiguiente destrucción del folículo piloso mediada por el sistema inmunitario[2].
No se conoce ninguna cura para esta afección[2]. Se pueden realizar esfuerzos para intentar acelerar el crecimiento del cabello, como las inyecciones de cortisona[2][1]. Se recomiendan la protección solar, cubrirse la cabeza para protegerse del frío y del sol, y las gafas si faltan las pestañas[2]. En algunos casos, el cabello vuelve a crecer y la afección no reaparece[2]. En otros, la pérdida y el crecimiento del cabello se producen a lo largo de los años[2]. Entre aquellos en los que se pierde todo el vello corporal, menos del 10% se recupera[5].
Aproximadamente el 0,15% de las personas están afectadas en un momento dado y el 2% de las personas están afectadas en algún momento[2][5] El inicio suele ser en la infancia[2] Los hombres y las mujeres padecen la enfermedad en igual número[1] La enfermedad no afecta a la esperanza de vida de la persona[2].

Calvicie repentina en la cabeza del niño

Se cree que la alopecia areata es una enfermedad autoinmune resultante de una violación del privilegio inmunitario de los folículos pilosos[4]. Entre los factores de riesgo se encuentran los antecedentes familiares de la afección[2]. Entre los gemelos idénticos, si uno está afectado, el otro tiene aproximadamente un 50% de probabilidades de estarlo también[2]. El mecanismo subyacente consiste en un fallo del organismo a la hora de reconocer sus propias células, con la consiguiente destrucción inmunitaria del folículo piloso[2].
No se conoce ninguna cura para esta afección[2]. Se pueden realizar esfuerzos para intentar acelerar el crecimiento del cabello, como las inyecciones de cortisona[2][1]. Se recomiendan la protección solar, cubrirse la cabeza para protegerse del frío y del sol, y las gafas si faltan las pestañas[2]. En algunos casos, el cabello vuelve a crecer y la afección no reaparece[2]. En otros, la pérdida y el crecimiento del cabello se producen a lo largo de los años[2]. Entre aquellos en los que se pierde todo el vello corporal, menos del 10% se recupera[5].
Aproximadamente el 0,15% de las personas están afectadas en un momento dado y el 2% de las personas están afectadas en algún momento[2][5] El inicio suele ser en la infancia[2] Los hombres y las mujeres padecen la enfermedad en igual número[1] La enfermedad no afecta a la esperanza de vida de la persona[2].

Signos de rebrote de la alopecia areata

Se cree que la alopecia areata es una enfermedad autoinmune resultante de una violación del privilegio inmunitario de los folículos pilosos[4]. Entre los factores de riesgo se encuentran los antecedentes familiares de la afección[2]. Entre los gemelos idénticos, si uno está afectado, el otro tiene aproximadamente un 50% de probabilidades de estarlo también[2]. El mecanismo subyacente consiste en un fallo del organismo a la hora de reconocer sus propias células, con la consiguiente destrucción inmunitaria del folículo piloso[2].
No se conoce ninguna cura para esta afección[2]. Se pueden realizar esfuerzos para intentar acelerar el crecimiento del cabello, como las inyecciones de cortisona[2][1]. Se recomiendan la protección solar, cubrirse la cabeza para protegerse del frío y del sol, y las gafas si faltan las pestañas[2]. En algunos casos, el cabello vuelve a crecer y la afección no reaparece[2]. En otros, la pérdida y el crecimiento del cabello se producen a lo largo de los años[2]. Entre aquellos en los que se pierde todo el vello corporal, menos del 10% se recupera[5].
Aproximadamente el 0,15% de las personas están afectadas en un momento dado y el 2% de las personas están afectadas en algún momento[2][5] El inicio suele ser en la infancia[2] Los hombres y las mujeres padecen la enfermedad en igual número[1] La enfermedad no afecta a la esperanza de vida de la persona[2].