Tratamiento para la conjuntivitis

Tratamiento para la conjuntivitis

Pautas de tratamiento de la conjuntivitis bacteriana

Hay ocasiones en las que es importante buscar atención médica para la conjuntivitis. Sin embargo, no siempre es necesario. Para ayudar a aliviar parte de la inflamación y la sequedad causadas por la conjuntivitis, puede utilizar compresas frías y lágrimas artificiales, que puede adquirir sin receta médica. También debes dejar de usar lentes de contacto hasta que tu oftalmólogo te diga que puedes volver a usarlas. Si no necesitas acudir al médico, no uses las lentillas hasta que dejes de tener síntomas de conjuntivitis.
La mayoría de los casos de conjuntivitis vírica son leves. La infección suele desaparecer en 7 a 14 días sin tratamiento y sin consecuencias a largo plazo. Sin embargo, en algunos casos, la conjuntivitis vírica puede tardar de 2 a 3 semanas o más en desaparecer.
El médico puede recetar medicamentos antivirales para tratar formas más graves de conjuntivitis. Por ejemplo, la conjuntivitis causada por el virus del herpes simple o el virus de la varicela-zóster. Los antibióticos no mejorarán la conjuntivitis vírica; estos medicamentos no son eficaces contra los virus.

Cuáles son las causas de la conjuntivitis

La conjuntivitis alérgica (CA) es la inflamación de la conjuntiva (la membrana que recubre la parte blanca del ojo) debida a una alergia[1] Aunque los alérgenos difieren entre los pacientes, la causa más común es la fiebre del heno. Los síntomas consisten en enrojecimiento (debido principalmente a la vasodilatación de los pequeños vasos sanguíneos periféricos), edema (hinchazón) de la conjuntiva, picor y aumento del lagrimeo (producción de lágrimas). Si esto se combina con la rinitis, la afección se denomina rinoconjuntivitis alérgica (RCA).
El tratamiento de la conjuntivitis alérgica consiste en evitar el alérgeno (por ejemplo, evitar la hierba en flor durante la “temporada de la fiebre del heno”) y el tratamiento con antihistamínicos, ya sea tópico (en forma de gotas para los ojos), o sistémico (en forma de comprimidos). Los antihistamínicos, los medicamentos que estabilizan los mastocitos y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) suelen ser seguros y generalmente eficaces[2].
La conjuntiva es una fina membrana que cubre el ojo. Cuando un alérgeno irrita la conjuntiva, los síntomas comunes que se producen en el ojo son: picor ocular, hinchazón de los párpados, lagrimeo, fotofobia, secreción acuosa y sensación de cuerpo extraño (con dolor)[1][3].

Tratamiento de la conjuntivitis vírica

No suele ser necesario un tratamiento para la conjuntivitis, porque los síntomas suelen desaparecer en un par de semanas. Si el tratamiento es necesario, el tipo de tratamiento dependerá de la causa. En los casos graves, pueden utilizarse colirios antibióticos para eliminar la infección.
Algunas personas son alérgicas al uso de lentes de contacto, lo que se conoce como conjuntivitis papilar gigante. Los síntomas progresan mucho más lentamente y también pueden aparecer pequeñas manchas en el interior de los párpados superiores.  Este tipo de conjuntivitis conlleva un alto riesgo de complicaciones, por lo que hay que acudir al médico lo antes posible
La conjuntivitis vírica provoca una secreción acuosa, mientras que la secreción de la conjuntivitis bacteriana contiene pus. Un hisopo ocular también puede determinar la causa de la infección (lea más sobre el diagnóstico de la conjuntivitis).
Por lo tanto, es muy importante lavarse bien las manos después de entrar en contacto con alguien que tenga conjuntivitis infecciosa. También debe evitar compartir almohadas o toallas con alguien que tenga la infección.

Síntomas de la conjuntivitis

Departamento de Salud – Salud Pública – Prevención y Control de Enfermedades Transmisibles Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.