Tema 12 china sociedad y economía

Tema 12 china sociedad y economía

La democracia liberal occidental sería un error para china

El año 1980 en China es bien conocido como el inicio de la política de un solo hijo en el país. Pero lo que puede pasarse por alto es que ese año también marcó un punto de inflexión en las experiencias generacionales de China: Aproximadamente la mitad (el 47%) de la población actual de China nació bajo la política (de 0 a 34 años en la actualidad), y vivieron una China muy diferente a la mitad que nació antes.
De hecho, en los medios de comunicación chinos se habla mucho de la «generación posterior a los 80», una etiqueta utilizada para describir a un grupo de personas nacidas inmediatamente después de una serie de cambios políticos, económicos y culturales radicales.
Los miembros de la generación posterior a los 80 (八零后) nacieron tras la muerte de Mao Zedong y después de que Deng Xiaoping tomara el poder y abriera la economía china a las reformas. Alcanzaron la mayoría de edad durante el auge económico de China, y esta generación sirve como punto de referencia para describir a un grupo de personas (sobre todo en las ciudades) que vivieron cambios culturales significativos, de forma parecida a como lo hacen los Baby Boomers y los Millennials en Estados Unidos.
Se dice que los miembros de esta generación post-Mao, de hijo único, a menudo llamados «pequeños emperadores», son mimados y privilegiados, ya que no vivieron el racionamiento de alimentos ni otras dificultades como sus padres. Se les critica por ser materialistas y rebeldes, con un acceso sin precedentes a los bienes de consumo y una exposición a la cultura pop mundial, aunque se han ganado elogios por sus grandes esfuerzos de ayuda tras el terremoto de 2008. También son educados y conocedores de la tecnología (como las generaciones posteriores a los 90) y tienen acceso a más información y redes sociales que nunca. Entre sus miembros más famosos se encuentran el jugador de la NBA Yao Ming, el novelista juvenil Guo Jingming y el franco bloguero Han Han.

Covid-19: ¿qué pasará con la economía mundial? | la

A medida que la economía china ha ido madurando, el crecimiento de su PIB real se ha ralentizado considerablemente, pasando del 14,2% en 2007 al 6,6% en 2018, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que ese crecimiento caiga hasta el 5,5% en 2024. El Gobierno chino ha aceptado la ralentización del crecimiento económico, calificándola de «nueva normalidad» y reconociendo la necesidad de que China adopte un nuevo modelo de crecimiento que dependa menos de la inversión fija y la exportación, y más del consumo privado, los servicios y la innovación para impulsar el crecimiento económico. Estas reformas son necesarias para que China no caiga en la «trampa de la renta media», que se produce cuando los países alcanzan un determinado nivel económico pero empiezan a experimentar una fuerte disminución de las tasas de crecimiento económico porque son incapaces de adoptar nuevas fuentes de crecimiento económico, como la innovación.
El gobierno chino ha hecho de la innovación una de las principales prioridades de su planificación económica a través de una serie de iniciativas de gran repercusión, como «Made in China 2025», un plan anunciado en 2015 para actualizar y modernizar la fabricación china en 10 sectores clave mediante una amplia ayuda gubernamental con el fin de convertir a China en un importante actor mundial en estos sectores. Sin embargo, estas medidas han suscitado cada vez más la preocupación de que China pretenda utilizar las políticas industriales para disminuir la dependencia del país de la tecnología extranjera (incluso bloqueando a las empresas extranjeras en China) y acabar dominando los mercados mundiales.

Covid-19: cómo cambiará el mundo | the economist

La reforma económica china o reforma y apertura; conocida en Occidente como la Apertura de China es el programa de reformas económicas denominado «Socialismo con características chinas» y «economía de mercado socialista» en la República Popular China (RPC). Dirigidas por el líder supremo Deng Xiaoping, al que a menudo se le atribuye el título de «arquitecto general», las reformas fueron lanzadas por los reformistas del Partido Comunista Chino (PCC) el 18 de diciembre de 1978 durante el periodo de «Boluan Fanzheng»[1][2][3][4] Las reformas se estancaron tras la represión militar de las protestas de la Plaza de Tiananmen de 1989, pero se reactivaron tras la Gira del Sur de Deng Xiaoping en 1992. En 2010, China superó a Japón como segunda economía mundial[5][6].
Antes de las reformas, la economía china estaba dominada por la propiedad estatal y la planificación central. De 1950 a 1973, el PIB real per cápita chino creció a un ritmo del 2,9% anual de media,[cita requerida] aunque con importantes fluctuaciones derivadas del Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural. Esto la situó cerca de la mitad de las naciones asiáticas durante el mismo periodo,[7] con países capitalistas vecinos como Japón, Corea del Sur y la rival República China de Chiang Kai-shek superando la tasa de crecimiento de la RPC[8] A partir de 1970, la economía entró en un periodo de estancamiento,[9] y tras la muerte del presidente del PCCh, Mao Zedong, los dirigentes del Partido Comunista recurrieron a reformas orientadas al mercado para salvar la fallida economía[10].

El gran reajuste | sesión de lanzamiento 3 de junio de 2020

Mucha gente ha asumido erróneamente que la libertad política seguiría a las nuevas libertades económicas en China y que su crecimiento económico tendría que construirse sobre las mismas bases que en Occidente. Los autores sugieren que esas suposiciones se basan en tres creencias esencialmente falsas sobre la China moderna: (1) Economía y democracia son dos caras de la misma moneda; (2) los sistemas políticos autoritarios no pueden ser legítimos; y (3) los chinos viven, trabajan e invierten como los occidentales. Pero en todo momento desde 1949 el Partido Comunista Chino -central para las instituciones, la sociedad y las experiencias cotidianas que dan forma a todo el pueblo chino- ha subrayado la importancia de la historia china y de la doctrina marxista-leninista. Hasta que las empresas y los políticos occidentales no comprendan esto y revisen sus puntos de vista, seguirán equivocándose con China.
Hacen tres suposiciones plausibles pero falsas: La democracia es una consecuencia inevitable del desarrollo económico; los regímenes autoritarios nunca se consideran legítimos; y los chinos piensan, se comportan e invierten como cualquier persona en Occidente.