Me aprieto la encia y me sale pus

Secreción blanca de las encías

Un absceso gingival es una bolsa de pus en uno o varios dientes o en las encías. Está causado por bacterias que entran a través de una caries o como resultado de algo -como un trozo de palomita- incrustado en las encías. Si tienes un absceso, sentirás un dolor punzante en los dientes que puede extenderse a la mandíbula, el cuello y las orejas.
Algunos tipos de abscesos son más graves que otros, pero siempre debes pedir cita a tu dentista si tienes uno. Mientras tanto, hay algunas cosas que puedes hacer en casa para aliviar el dolor.

Qué hacer si un absceso dental estalla por sí solo

El dolor de muelas puede hacerte sentir muy mal. Suele ser el primer signo de una infección dental. Lo mejor es acudir al dentista de inmediato. Cuanto más esperes, más tiempo tendrá la infección para extenderse a otros dientes y tejidos.
Un absceso dental es una bolsa de pus procedente de una infección bacteriana. Los abscesos pueden producirse en diferentes lugares alrededor de un diente por distintos motivos y afectar al diente implicado, pero también al hueso circundante y a veces a los dientes adyacentes. Hay tres tipos de infecciones dentales que pueden causar abscesos:
Si no se trata, una infección dental puede extenderse al hueso de la mandíbula, los tejidos blandos de la cara y el cuello, y más allá. En casos extremadamente raros, la infección puede llegar al corazón (endocarditis) y al cerebro (meningitis bacteriana).
Una infección dental no desaparece por sí sola. El dolor de muelas puede cesar si la infección hace que la pulpa del interior del diente muera. El dolor cesa porque el nervio ya no funciona, por lo que es posible que no lo sientas. Sin embargo, las bacterias seguirán extendiéndose y destruyendo el tejido circundante. Si tienes síntomas de infección dental, acude a tu dentista aunque ya no tengas dolor.

Fotos de las etapas del absceso dental

La gingivitis es la primera etapa de la enfermedad de las encías. Puede desembocar en una periodontitis, que no es un buen resultado para tus encías y dientes. Tú tienes el poder de asegurarte de que eso no ocurra. A continuación te explicamos cómo reconocer los síntomas de la gingivitis y tratarla a tiempo.
Este artículo pretende fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud bucodental. No pretende sustituir el consejo, el diagnóstico o el tratamiento de un profesional. Consulte siempre a su dentista o a otro profesional sanitario cualificado si tiene alguna duda sobre una enfermedad o un tratamiento.

Etapas del absceso en las encías

Cuando las caries u otras infecciones orales se dejan sin tratar, pueden extenderse a la mandíbula y a los tejidos blandos de la boca. Si se ha dejado que se desarrolle una infección, puede notar hinchazón en la boca o en la cara.
Comprendemos la gravedad de problemas como las infecciones de dientes y encías. Cuando un paciente presenta signos de infección importante, realizamos un examen exhaustivo para llegar primero a un diagnóstico preciso. En algunos casos, la infección requiere un tratamiento rápido y agresivo para preservar tanto el diente como la salud oral y general. La incisión y el drenaje es una forma de conseguirlo.
El procedimiento de incisión y drenaje se realiza utilizando un anestésico local para adormecer la zona de la boca que se está tratando. Después de hacer una pequeña incisión en las encías, se puede insertar un pequeño drenaje para sifonar el líquido que se ha acumulado en una bolsa. Tras el drenaje completo, el lugar de la infección se irriga con solución salina estéril. Se pueden aplicar antibióticos en la bolsa que se ha drenado o se pueden recetar para tomarlos por vía oral durante varios días.