Que comen las belugas

Que comen las belugas

Cuánto comen las belugas al día

La beluga también recibe el nombre de ballena blanca por su piel blanca y lechosa, y es la única especie de ballena que es completamente blanca. Al nacer es de color gris, color que se desvanece gradualmente con la edad. Es de pequeño tamaño y carece de aleta dorsal. Las belugas son ballenas dentadas, con labios flexibles que pueden producir una serie de expresiones faciales. Tienen aletas anchas en forma de pala y muescas en la cola. Sus cuellos son extremadamente flexibles y pueden girar la cabeza casi 90 grados hacia los lados. Su capa de grasa, extremadamente gruesa, les sirve de aislamiento en las heladas aguas del Ártico. Su cuerpo tiene un cincuenta por ciento de grasa, mucho más que el de otras ballenas no árticas, que sólo tienen un veinte por ciento de grasa corporal.
Las belugas se encuentran en las aguas árticas y subárticas de las zonas costeras del océano Ártico, así como en los mares adyacentes, y prefieren las ensenadas, los fiordos, las bahías, los canales y las aguas árticas poco profundas calentadas por la luz solar continua. A veces, en verano, se encuentran en las desembocaduras de los ríos.
La beluga es un animal diurno y muy social. Durante el verano, miles de ellas se reúnen en los estuarios de los ríos para mudar. Frotan sus cuerpos en la grava del fondo marino para despojarse de su piel amarilla y marchita del año anterior y volver a ser blancas y relucientes. En esta época, las hembras con crías suelen agruparse, mientras que los machos se reúnen en grandes grupos de solteros. Las belugas son capaces de sumergirse a más de 1.000 m de profundidad, pero normalmente se las encuentra en la superficie, nadando lentamente. Durante el invierno puede ser necesario que formen agujeros para respirar entre el hielo, lo que hacen con sus pesadas cabezas. La mayoría de las poblaciones de estas ballenas migran hacia el norte en primavera, y luego hacia el sur en otoño, una vez que comienza a formarse el hielo.

Datos de la ballena beluga

La beluga (/bɪˈluːɡə/) (Delphinapterus leucas) es un cetáceo del Ártico y subártico. Es uno de los dos miembros de la familia Monodontidae, junto con el narval, y el único miembro del género Delphinapterus. También se le conoce como la ballena blanca, ya que es el único cetáceo que se presenta regularmente con este color; el canario de mar, debido a sus llamadas agudas; y la cabeza de melón, aunque eso se refiere más comúnmente a la ballena cabeza de melón, que es un delfín oceánico.
La beluga está adaptada a la vida en el Ártico, con características anatómicas y fisiológicas que la diferencian de otros cetáceos. Entre ellas, su color totalmente blanco y la ausencia de aleta dorsal, que le permite nadar bajo el hielo con facilidad[3]. Posee una protuberancia distintiva en la parte delantera de la cabeza que alberga un órgano de ecolocalización llamado melón, que en esta especie es grande y deformable. El tamaño del cuerpo de la beluga está entre el de un delfín y el de una verdadera ballena, y los machos llegan a medir hasta 5,5 m de largo y a pesar hasta 1.600 kg. Esta ballena tiene un cuerpo robusto. Como muchos cetáceos, un gran porcentaje de su peso es grasa subcutánea. Su sentido del oído está muy desarrollado y su ecolocalización le permite desplazarse y encontrar agujeros para respirar bajo la capa de hielo.

Cuántas ballenas beluga quedan en el mundo

La ballena beluga (Delphinapterus leucas) es un cetáceo del Ártico y subártico. Es uno de los dos miembros de la familia Monodontidae, junto con el narval, y el único miembro del género Delphinapterus. También se le conoce como la ballena blanca, ya que es el único cetáceo que se presenta regularmente con este color; el canario de mar, debido a sus llamadas agudas; y la cabeza de melón, aunque eso se refiere más comúnmente a la ballena cabeza de melón, que es un delfín oceánico.
La beluga está adaptada a la vida en el Ártico, con características anatómicas y fisiológicas que la diferencian de otros cetáceos. Entre ellas, su color totalmente blanco y la ausencia de aleta dorsal, que le permite nadar bajo el hielo con facilidad[3]. Posee una protuberancia distintiva en la parte delantera de la cabeza que alberga un órgano de ecolocalización llamado melón, que en esta especie es grande y deformable. El tamaño del cuerpo de la beluga está entre el de un delfín y el de una verdadera ballena, y los machos llegan a medir hasta 5,5 m de largo y a pesar hasta 1.600 kg. Esta ballena tiene un cuerpo robusto. Como muchos cetáceos, un gran porcentaje de su peso es grasa subcutánea. Su sentido del oído está muy desarrollado y su ecolocalización le permite desplazarse y encontrar agujeros para respirar bajo la capa de hielo.

¿por qué las belugas están en peligro de extinción?

Dieta: alimentadores oportunistas, las belugas se alimentan de invertebrados como pulpos, calamares, cangrejos, gambas, almejas, mejillones, caracoles, gusanos de arena y una variedad de peces como el salmón, el eulachon, el bacalao y la platija.
Comportamiento: animales extremadamente sociales que suelen migrar, cazar e interactuar juntos en grupo o en solitario; se les conoce como los “canarios del mar” porque producen un amplio repertorio de sonidos que incluyen silbidos, chillidos, mugidos, chirridos y chasquidos. Las belugas de Cook Inlet no migran, sino que permanecen en Cook Inlet todo el año.
La población de belugas (Delphinapterus leucas) de la ensenada de Cook (Alaska) se considera un segmento de población distinto por el Servicio Nacional de Pesquerías Marinas (NMFS) debido al aislamiento geográfico y genético de otras poblaciones de belugas (NMFS 2008).    A finales de la década de 1990 se produjo un fuerte declive de la población de CIBW, que fue declarada agotada en 2000 en virtud de la Ley de Protección de Mamíferos Marinos (MMPA).    En 2008, el NMFS incluyó a la población de CIBW en la lista de especies en peligro bajo la Ley de Especies en Peligro (ESA, 73 FR 62919).    Como consecuencia de la inclusión en la ESA, el NMFS tuvo que designar un hábitat crítico (es decir, el hábitat que se considera necesario para la supervivencia y la recuperación de la población) y desarrollar un Plan de Recuperación para los CIBW.    Además, la ESA exige que todos los organismos federales consulten con el NMFS sobre cualquier acción autorizada, financiada o ejecutada por el gobierno federal, para garantizar que la acción no ponga en peligro la existencia continuada de la especie en peligro ni provoque la destrucción o modificación adversa de su hábitat crítico designado.