Granos de pus en el ano

Grano cerca del ano

La fisura anal es una afección común en la que se produce un desgarro doloroso en el revestimiento del ano, la abertura trasera por la que se excretan las heces. A menudo se describe como una sensación de pasar un cristal roto[1].
Los síntomas típicos de la fisura anal son una sensación de desgarro, desgarro o ardor y, por lo general, una pequeña cantidad de sangrado de color rojo brillante durante y después de la defecación. Aunque la afección puede ser muy dolorosa, no suele ser grave.
Se calcula que aproximadamente una de cada 10 personas puede tener una fisura anal a lo largo de su vida, aunque no es posible establecer una cifra precisa, porque algunas personas pueden sentirse demasiado avergonzadas para hablar de esta afección con su profesional sanitario, y a menudo se atribuye erróneamente a las hemorroides[2].
El tratamiento de las fisuras anales suele consistir en ablandar las heces, evitar el estreñimiento en la medida de lo posible y practicar una buena higiene. Las fisuras anales suelen curarse en seis semanas. Una fisura anal que dura más de seis semanas se denomina fisura anal crónica. En ocasiones, es necesario intervenir quirúrgicamente para reparar el desgarro.

Remedio casero para los granos cerca del ano

Las hemorroides son muy comunes. Son el resultado de una mayor presión en el ano. Esto puede ocurrir durante el embarazo o el parto, y debido al estreñimiento. La presión hace que las venas anales normales y el tejido se hinchen. Este tejido puede sangrar, a menudo durante las deposiciones.Las hemorroides pueden ser causadas por:Las hemorroides pueden estar dentro o fuera del cuerpo.Síntomas
La mayoría de las veces, el médico puede diagnosticar las hemorroides simplemente observando la zona rectal. Las hemorroides externas a menudo pueden detectarse de esta manera. Las pruebas que pueden ayudar a diagnosticar el problema incluyen:Tratamiento
Los tratamientos para las hemorroides incluyen:Las cosas que puede hacer para reducir el picor incluyen:Los baños de asiento pueden ayudarle a sentirse mejor. Si sus hemorroides no mejoran con los tratamientos caseros, puede necesitar algún tipo de tratamiento en el consultorio para reducir las hemorroides.Si el tratamiento en el consultorio no es suficiente, puede ser necesario algún tipo de cirugía, como la extirpación de las hemorroides (hemorroidectomía). Estos procedimientos se utilizan generalmente para las personas con sangrado severo o prolapso que no han respondido a otra terapia.Complicaciones posibles

Absceso cerca del ano

Las venas pueden hincharse dentro del canal anal para formar hemorroides internas. O pueden hincharse cerca del orificio del ano para formar hemorroides externas. Se pueden tener ambos tipos al mismo tiempo. Los síntomas y el tratamiento dependen del tipo que tenga.
Normalmente, el tejido del interior del ano se llena de sangre para ayudar a controlar los movimientos intestinales. Si se esfuerza o se sienta en el inodoro durante mucho tiempo para evacuar las heces, el aumento de la presión hace que las venas de este tejido se hinchen y se estiren. Esto puede provocar hemorroides.
Las mujeres embarazadas pueden tener hemorroides durante los últimos 6 meses de embarazo. Esto se debe al aumento de la presión en los vasos sanguíneos de la zona pélvica. El esfuerzo para expulsar al bebé durante el parto puede empeorar las hemorroides.
En el caso de las hemorroides internas, es posible que veas rayas de sangre de color rojo brillante en el papel higiénico o sangre de color rojo brillante en la taza del váter después de hacer una deposición normal. Puede ver sangre en la superficie de las heces.
Las hemorroides internas suelen ser pequeñas venas hinchadas en la pared del canal anal. Pero también pueden ser venas grandes y caídas que sobresalen del ano todo el tiempo. Pueden ser dolorosas si sobresalen y son apretadas por los músculos anales. Pueden ser muy dolorosas si se corta el suministro de sangre a la hemorroide. Si las hemorroides sobresalen, también puede ver mucosidad en el papel higiénico o en las heces.

Hervor cerca del ano

La proctitis es una inflamación del revestimiento del recto, el extremo del intestino grueso por donde pasan las heces. Provoca dolor, molestias, sangrado y una secreción de moco o pus. También puede hacer que sientas la necesidad de defecar todo el tiempo.
Por lo general, su médico puede tratar la proctitis con éxito. El tratamiento depende de la causa de la inflamación. A veces, la proctitis puede tratarse del mismo modo que la enfermedad inflamatoria intestinal, una afección en la que se inflama el revestimiento de otras partes del tubo digestivo.
Se puede tratar la proctitis con una combinación de terapias convencionales y complementarias (CAM). El tratamiento específico depende de la causa de la proctitis. Por ejemplo, el médico puede recetar antibióticos para una infección bacteriana. Si la inflamación está causada por la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, el médico puede recetar corticosteroides u otros medicamentos.
En los casos más graves de proctitis por radioterapia, puede utilizarse la terapia de ablación para destruir el tejido sangrante. La terapia láser utiliza un láser para cauterizar el tejido, mientras que la coagulación con plasma de argón utiliza gas de argón.