Fondo de altar de muertos

Wikipedia

El Día de los Muertos se celebra en México entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre. Es un momento para recordar a los seres queridos fallecidos y honrarlos. El Día de los Muertos es una ocasión festiva, un momento para celebrar, como una reunión familiar. Hacer un altar (u ofrenda) para la ocasión puede ser una forma de honrar la vida de alguien que fue importante para usted o de recordar a sus antepasados. No hay reglas estrictas sobre cómo debe hacerse el altar: puede ser tan simple o tan elaborado como su creatividad, tiempo y materiales se lo permitan. Sé creativo y haz algo que tenga un aspecto atractivo y sea significativo para ti. A continuación se indican algunos de los elementos que puede incluir en su altar y algunas ideas sobre cómo armarlo.
Analice activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

¿cuánto tiempo dura una ofrenda?

¿Qué tienen en común las calaveras de azúcar, las caléndulas y las mariposas monarca? Al igual que las calabazas, las brujas y los gatos negros son símbolos por excelencia de Halloween, estos objetos se asocian a otra festividad:  El Día de los Muertos.
El grupo de danza Los Tecuanes interpreta la «Danza de los Tecuanes» en un festival que celebra el Día de los Muertos en el Museo Nacional del Indígena Americano del Smithsonian. (Cortesía del Centro Latino del Smithsonian)
El Día de los Muertos se originó en la antigua Mesoamérica (México y el norte de Centroamérica), donde los grupos indígenas, incluidos los aztecas, mayas y toltecas, tenían momentos específicos en los que conmemoraban a sus seres queridos que habían fallecido. Se dedicaban ciertos meses a recordar a los difuntos, en función de si el fallecido era un adulto o un niño.
Tras la llegada de los españoles, este ritual de conmemoración de los muertos se entrelazó con dos fiestas españolas: El Día de Todos los Santos (1 de noviembre) y el Día de los Difuntos (2 de noviembre).  El Día de los Muertos suele celebrarse el 1 de noviembre para recordar a los niños que han fallecido, y el 2 de noviembre para honrar a los adultos.

Fondo de altar de muertos del momento

Una ofrenda es un altar casero con una colección de objetos que se colocan en un expositor ritual durante la celebración anual y tradicionalmente mexicana del Día de Muertos. Una ofrenda, que puede ser bastante grande y elaborada, suele crearse para una persona individual que ha fallecido y tiene la intención de darle la bienvenida al entorno del altar.
Esta muestra coincide con el Día de Muertos, que es una tradición originaria de los aztecas[1] La cultura azteca consideraba que las almas vivían continuamente y entraban en diferentes reinos cuando un cuerpo moría. Este punto de vista de los aztecas se mezcló con las creencias cristianas de que el alma es eterna (ya sea en el cielo, el purgatorio o el infierno) durante la conquista española del imperio azteca, cuando las dos culturas se fusionaron. La ofrenda se presenta en el hogar para conmemorar las almas de los seres queridos de la familia.
La ofrenda suele presentar tipos de adornos representativos de los cuatro elementos[5]. Por ejemplo, se encienden velas en la mesa para simbolizar el elemento del fuego. En la ofrenda también se utiliza incienso de la resina de los árboles de copal para producir olores que ahuyenten a los malos espíritus[1].

Ideas de ofrendas

Algunas personas piensan erróneamente que los mexicanos que montan ofrendas a sus familiares difuntos en realidad los están adorando.    Nada más lejos de la realidad. La gran mayoría de los mexicanos son cristianos católicos, por lo que sólo adoran a Dios.
Las ofrendas se montan para recordar y honrar la memoria de sus antepasados. Antes de poner un altar, limpian a fondo su casa. Hay que recordar que van a tener «visitas» muy importantes.
La comida se prepara especialmente para las almas. Se cocinan sus platos preferidos y se colocan en el altar: mole, tamales, frutas, arroz rojo, chocolate caliente y frutos secos. Algunas veces se les ofrece cigarrillos o licor si el familiar fallecido los disfrutaba en vida. Y por supuesto el Pan de Muerto.
Esta hermosa leyenda cuenta la historia de amor de dos jóvenes aztecas, Xóchitl y Huitzilin, un romance del que nació la flor de cempasuchil. Esta maravillosa historia de amor comenzó cuando los dos jóvenes aztecas eran aún pequeños. Solían pasar todo su tiempo libre…
Día de los Muertos: celebración, historia y orígenes Desde el principio de los tiempos, el hombre ha sentido la necesidad de explicar el misterio de la vida y la muerte. Muchas civilizaciones y culturas han creado rituales para tratar de dar sentido a la…