Oracion para embarazo de alto riesgo

Oracion para embarazo de alto riesgo

Oración por el bebé no nacido con problemas

Se examinó la asociación entre el afrontamiento y la angustia específica del embarazo en 167 mujeres embarazadas de alto riesgo médico. Se administró un inventario de afrontamiento apropiado para la población y una medida de angustia prenatal a mitad del embarazo (media de 24 semanas de gestación). Las mujeres experimentaron niveles moderadamente altos de angustia por el parto prematuro, los síntomas físicos, el trabajo de parto y el parto, el aumento de peso y el hecho de tener un bebé poco saludable. La mayoría de las veces afrontaron las exigencias y los retos del embarazo mediante la oración y la valoración positiva. Las variables sociodemográficas, como la edad, los ingresos, la educación y la paridad, se asociaron de forma significativa con las formas de afrontamiento. El afrontamiento mediante la evitación, la preparación para la maternidad y el consumo de sustancias se asoció a una mayor angustia, mientras que el afrontamiento mediante la valoración positiva se asoció a una menor angustia. Estos efectos difieren un poco cuando se controlan los niveles de angustia global y no específica. Los resultados subrayan la naturaleza única del embarazo de alto riesgo como acontecimiento vital estresante.

Oración para un embarazo seguro

Dios es el dador de la vida. La vida no es fruto del azar. No es un accidente ni una casualidad. La vida se produce porque Dios la da. Él concede la vida a cada bebé antes de nacer. Tu bebé se ha llenado de su vida.
Dios, gracias por darnos la vida a cada uno de nosotros. Gracias por unirnos en el vientre de nuestra madre incluso antes de que ella supiera que existíamos. Gracias por darnos un propósito para cada latido de nuestros corazones y cada respiración que hacemos. En ti vivimos, nos movemos y existimos (Hechos 17:28) y te alabamos por tus buenas y hermosas obras. No estamos aquí por casualidad, y te agradecemos que esta nueva vida en ciernes tampoco sea un accidente. Tú, Señor, eres un dador generoso de cosas buenas. Esta nueva vida está en tus manos, y te pedimos que seamos buenos administradores de esta preciosa creación. En tu nombre te lo pedimos, amén.
El bebé tiene un destino. Más que eso, ella está comisionada por el cielo. Ha sido apartada para declarar el plan del Señor a las naciones. Ella es conocida por el Todopoderoso y marcada por él. Es elegida y amada. Una mujer embarazada no lleva un bebé más, lleva uno designado por el Señor para la grandeza.

Oración por el bebé no nacido y la madre

Cuando di a luz a mi hijo hace nueve años, lo llevé a término y me indujeron el parto un día antes de la fecha prevista. Estuve 24 horas de parto, pero mi cuerpo no se dilataba lo suficiente como para permitirme expulsarlo de forma natural, como me había preparado. Después de 24 horas de agotadora inducción y de las primeras etapas de efectos perjudiciales para la salud de ambos, me llevaron a cirugía de emergencia para una cesárea. Desde entonces bromeo con mi hijo diciendo que tuvo que “ser desahuciado” para poder nacer. La verdad es que mi cuerpo no quería liberar a mi hijo y mi hijo no quería liberarse de mí.
Ya han pasado nueve años y medio desde aquel momento y recientemente he empezado a experimentar un dolor inusual en la parte baja de la espalda, similar al que sentí cuando estaba embarazada de él. Aunque otros factores para este dolor no parecían alinearse, e incluso después de hacer ajustes para ayudarlo, este dolor persistente parecía extraño y había estado considerando buscar ayuda médica para ello. Sin embargo, ayer, tras el consejo de un amigo cercano, le pregunté a Dios si podía ayudarme a entender el origen del dolor de espalda. En mi oración, le dije que no había reconocido un dolor así desde que llevaba a mi hijo durante el embarazo. Y Él me respondió inmediatamente en mi corazón: “¿todavía lo llevas en brazos?”.

Oración a santa gianna para un embarazo saludable

Te traigo al pequeño bebé que se está formando dentro de mí, Señor, y te pido que estés conmigo en cada paso del camino. Te pido que tu mano protectora esté sobre y alrededor de esta pequeña vida y que él o ella crezca y se desarrolle sin ningún problema o complicación. Prepárame, Señor, para la maternidad. Prepáranos a AMBOS para el cambio que va a tener lugar cuando nazca nuestro pequeño bebé y ayúdanos a mantenernos muy cerca de Ti y a darte toda la alabanza y la gloria. Gracias por escuchar mis oraciones.
Concédeme un corazón de madre que sea puro, firme y generoso. Te entrego mis propias preocupaciones; los temores angustiosos que puedan surgir, mis propios deseos para la personita que aún no conozco. Haz que nazca sano de cuerpo, aleja de él los peligros del alma.
Querido Dios, Tú conoces las continuas dificultades que he tenido con mi embarazo: náuseas matutinas y otras dolencias que parecen haber ensombrecido este embarazo desde el momento en que lo concebí. Sé que hay dolor y problemas que están relacionados con la alegría de tener un bebé, y no quiero que parezca que todo lo que hago es quejarme de que me siento mal, cuando mi corazón se regocija por llevar esta preciosa vida dentro de mí. Te pido que evites que tenga más complicaciones y enfermedades a medida que pase el tiempo y dame la gracia y la fuerza, te ruego, para llevar a este bebé a término – con un espíritu de alegría y acción de gracias. Tu alegría es realmente mi fuerza y reclamo esta maravillosa promesa hoy – rezando para que me apoyes y fortalezcas hasta ese maravilloso día en que tenga a mi pequeño bebé en mis brazos. Gracias